En respuesta a una demanda, el Condado de King está de acuerda con poner fin a la práctica de la reclusión en régimen de aislamiento de niños encarcelados

Monday, August 20, 2018
El Condado de King está de acuerdo con prohibir el confinamiento solitario de menores en todas las instalaciones de detención del Condado de King, con algunas excepciones específicas, de acuerdo con un acuerdo firmado hoy por el Juez John C. Coughenour del Tribunal de Distrito de EE. UU. para el Distrito Oeste de Washington. El acuerdo fue negociado en respuesta a una demanda presentada por cuatro niños en octubre de 2017 que fueron encarcelados en el Centro de Justicia Regional ("RJC") en Kent, Washington, y desafió las políticas y prácticas del Condado de King de mantener a los niños en confinamiento solitario a largo plazo y negar servicios educativos adecuados. (English/Ingles)
 
"La práctica del Condado de King de aislar a los niños está fuera de sintonía con los valores comunitarios, la ciencia y las normas correccionales generalmente aceptadas porque es perjudicial para los niños y contraproducente," dijo Nick Straley, abogado de Servicios Legales Columbia. "Ya es hora de dar un gran paso adelante para eliminar la práctica inhumana del aislamiento que perjudica a los niños ya vulnerables y viola sus derechos constitucionales".
 
Según el acuerdo, el Condado de King acepta una prohibición de confinamiento solitario, menos en circunstancias muy limitadas y solo por períodos breves. El confinamiento solitario no se puede ser usado como propósito o de castigo. El Condado de King también está de acuerdo con trabajar con un encargado que proporcionará informes regulares - al Condado y Servicios Legales Columbia, buscará alternativas al aislamiento y revisará cualquier transferencia de un menor a un centro de detención para adultos. El Condado de King trabajará con Servicios Legales Columbia para preparar una nueva política de Confinamiento Solitario que incluye, entre otros elementos, el requisito de que cuando los jóvenes entren a confinamiento solitario, se notifique a un profesional de salud mental y a un padre o guardián legal dentro de las ocho horas posteriores a la colocación.
 
El Condado de King también está de acuerdo con compensar a los cuatro jóvenes por las lesiones que les causo el condado por el uso de confinamiento en solitario. El Condado de King está de acuerdo de pagar a los cuatro jóvenes $215,000 para dividirlos equitativamente entre ellos y tambien $25,000 en honorarios de abogados.
 
Los Demandantes eran niños en el momento en que fueron acusados como adultos y detenidos en RJC, una instalación para adultos, en espera de juicio. Ninguno de ellos podía pagar fianza. Cada uno de ellos se ha mantenido en aislamiento durante días y a veces meses, a menudo sin explicación, y por lo general pasan al menos 23 horas al día encerrados en celdas pequeñas y ausentes sin ventanas ni luz natural, a veces con no más de 15 minutos fuera de aislamiento cada tres días.
 
Los niños recluidos en aislamiento tienen poco o nada que hacer en sus celdas: ninguna interacción humana significativa, poca o ninguna actividad educativa, ni música ni televisión, acceso limitado incluso a materiales de lectura o escritura. Cuando se les permite salir de sus celdas, cualquier "esparcimiento" ocurre solo en un corral de concreto vacío. Potencialmente peligroso para cualquier persona, el confinamiento solitario es especialmente dañino para los niños, que todavía se están desarrollando físicamente, psicológicamente y socialmente. Aislar a los niños para que tengan un contacto social significativo mínimo causa trauma, depresión, ansiedad y psicosis, y aumenta el riesgo de suicidio y autolesión. C.S., uno de los demandantes, fue recetado medicamentos para la salud mental porque está clínicamente deprimido, mientras que J.R., otro demandante, fue enviado por las autoridades del RJC a la Cárcel del Condado de King porque creían que podría ser suicida. Él permaneció en aislamiento.
 
"Aislar a los niños puede generar enojo y desconfianza hacia adultos o figuras de autoridad, complicando aún más los esfuerzos para rehabilitar a los jóvenes y exacerbando la agitación y el comportamiento que llevaron a la disciplina en primer lugar," dijo Travis Andrews, analista de políticas de justicia juvenil de Servicios Legales Columbia. "Si nuestro objetivo es la rehabilitación, debemos tratar a los niños como niños. Si nuestro objetivo es verdaderamente tener cero detenciones juveniles, debemos tomar medidas reales y duraderas en esa dirección."
 
Según un informe reciente emitido por la Oficina Fiscalía del Condado de King, una cantidad desproporcionada de niños acusados por el Condado de King como adultos son niños de color: 86% en 2016 y 83% en 2017. El mismo informe reconoce que la mayoría de los niños que el Condado de King tiene en cargos de adultos que posteriormente son condenados, reciben una sentencia juvenil. Muchos de los niños son personas con discapacidades mentales o físicas, que han sufrido abuso físico, emocional o sexual y que han sufrido una pobreza severa o han quedado sin hogar.
 
A pesar de no proporcionar a los niños detenidos una vivienda humana y apropiada o una educación adecuada y no proporcionar fondos para el personal de la prisión RJC para entrenamiento especializado en dirigiendo los niños, el Condado de King sigue avanzando con planes para construir una nueva cárcel. Un estudio de agosto de 2017 encargado por el Condado de King recomendó no mantener a los jóvenes aislados y criticó los planes del Condado de King para una nueva cárcel para niños como "contrario a las mejores prácticas."
 
Dos semanas después de que se presentó esta demanda, el Ejecutivo del Condado de King, Dow Constantine firmó una Orden Ejecutiva que establece que "para el 1 de marzo de 2018, ningún joven será alojado en [RJC], excepto en situaciones de emergencia", pero no solucionó los principales defectos en la forma en que el Condado de King continúa tratando a los niños atrapados en el sistema de justicia penal. El 11 de diciembre de 2017, el Consejo del Condado de King prohibió el confinamiento solitario de menores en el RJC y la Cárcel del Condado de King. El Condado tomó estos pasos en respuesta a la presentación de la demanda de octubre de 2017. Como resultado de la demanda, el Condado de King ya no alberga niños en sus instalaciones para adultos y se ha comprometido a no hacerlo en el futuro, salvo circunstancias excepcionales. Además de la compensación económica, el acuerdo incluye elementos adicionales que el Condado no dirigió en sus respuestas anteriores, incluida la especificidad con respecto al uso de los servicios de salud mental y la participación de los miembros de la familia para limitar el uso del aislamiento.
 
La mayoría de los niños son encerrados en el RJC como consecuencia de la ley de " declive automático" de Washington que permite a los fiscales, no a los jueces, el poder de determinar unilateralmente si los niños deben ser transferidos automáticamente a la corte de adultos. Durante la Sesión Legislativa 2017, Servicios Legales Columbia luchó para ayudar a aprobar SB 6160, un proyecto de ley que limita el uso del "declive automático" al reducir el número de ofensas que se agregaron a la lista de declive automáticos durante la histeria "superpredator" ahora desacreditada en los de finales de los años 1990. Servicios Legales Columbia tiene preocupaciones serias con otras partes de este proyecto de ley y continuará abogando por cambios.
 
El Condado de King y el Distrito Escolar de Kent también denegaron ilegalmente a los niños detenidos en los servicios educativos adecuados del RJC - la gran mayoría de los cuales son niños de color. Este acuerdo también resuelve una queja administrativa presentada ante la Oficina del Superintendente de Instrucción Pública del Estado de Washington contra el Distrito Escolar de Kent, la entidad obligada a educar a los jóvenes en el RJC con la asistencia del Condado de King.
 
Desafortunadamente, como se establece en esa queja, el Distrito Escolar de Kent falló en esos deberes. Se asignó un instructor único para todos los niños alojados en tres grupos de viviendas diferentes. Los niños de la población general generalmente no recibieron más de una hora al día de instrucción de clase, y los niños en aislamiento recibieron a lo sumo unos pocos minutos de instrucción individual a través de una puerta de celda de acero cerrada y bloqueada. El Condado de King y el Distrito Escolar de Kent no proporcionaron servicios educativos especiales y no cumplieron con los Programas de Educación Individual (IEP) existentes, en violación de las leyes federales y estatales. El Distrito Escolar de Kent está de acuerdo en reformar sus políticas y procedimientos con respecto a la educación de jóvenes en el RJC y ha acordado pagarles a los cuatro demandantes $25,000 para compensarlos por las lesiones que sufrieron como resultado de la educación deficiente que los jóvenes recibieron mientras estaba alojados en el RJC.
 
Fotos de Alex Bergstrom.