Informe Sugiere Reformas Para Ayudar a los Jóvenes Inmigrantes No Acompañados Que Viven en el Estado de Washington

Wednesday, May 10, 2017

Jóvenes inmigrantes que están huyendo de la violencia en su país de origen a menudo se les niega importantes protecciones en el estado de Washington, según un nuevo informe de Columbia Legal Services. (En Ingles)

En el 2014, hubo un aumento dramático en el número de jóvenes de Centroamérica viajando a los Estado Unidos. Desde entonces más de 1,400 jóvenes inmigrantes no acompañados han sido colocados con patrocinadores en el estado de Washington por la duración de sus procedimientos de inmigración. Muchos de estos jóvenes pudieron haber sido elegibles para un estatus migratorio especial en los Estados Unidos, pero no se les informó de esta opción ni se les proporcionó representación legal y se les obligó a regresar a las peligrosas situaciones que estaban huyendo.

El nuevo informe de investigación, Jóvenes Inmigrantes en Crisis: Las luchas de los jóvenes no acompañados de Centroamérica en el estado de Washington, publicado por Columbia Legal Services arroja luz sobre las brechas dentro de los sistemas del Estado de Washington para proteger a los jóvenes inmigrantes no acompañados. El informe identifica áreas clave de preocupación y propone cambios concretos para corregir las brechas en los sistemas que sirven a jóvenes inmigrantes no acompañados.

“Los jóvenes no acompañados de Centroamérica arriesgan sus vidas cuando viajan de sus países de origen para venir a los Estados Unidos,” dice Diana Garcia, una abogada con el Children & Youth Project de Columbia Legal Services y autora del informe. “Debemos mantener nuestros valores, incluyendo el debido proceso y mantener los jóvenes seguros, protegiendo los derechos de jóvenes no acompañados en el estado de Washington y trabajando para romper todas las barreras posibles para que puedan tener éxito.”

Los jóvenes no acompañados de Centroamérica viajan a los Estados Unidos por una variedad de razones. Pueden estar buscando refugio contra la violencia doméstica, amenazas de muerte por negarse ser parte de una pandilla, tráfico sexual o abandono. Cuando son detenidos, pueden ser elegibles para el Estatus Especial para Jóvenes Inmigrantes (SIJS, por sus siglas en inglés), que les permite permanecer dentro de los Estados Unidos. Sin esto, lo más probable es que se ordene su remoción (deportación) de los Estados Unidos y regresen a las circunstancias extremas que les hizo salir de su país en el primer lugar.

Los jóvenes no acompañados pueden ser desplazados y quedarse sin hogar, y no pueden acceder la atención médica ni obtener una tarjeta de identificación. Además, luchan por encontrar un asesor legal para ayudarles a defender sus casos de inmigración. Basado en entrevistas con jóvenes no acompañados, proveedores de servicios y defensores, y la revisión de la literatura, Jóvenes Inmigrantes en Crisis examina las barreras que los jóvenes no acompañados enfrentan en Washington y recomienda estrategias para desmantelar esas barreras. Estas recomendaciones incluyen el pedir un cambio en la ley federal para asegurar que todos los jóvenes no acompañados tengan un abogado pro bono o designado por el gobierno cuando aparecen en cualquier audiencia de inmigración.

Hoy, el Gobernador Jay Inslee aprobó un proyecto de ley que pone en práctica una de las recomendaciones en el informe. El proyecto de ley (HB 1988) alinea la ley estatal con la ley federal permitiendo que ciertos jóvenes, que han sido abandonados, abusados o descuidados por un padre, el acceso a la corte para el nombramiento de un guardián de un juvenil vulnerable. Sin este cambio, estos jóvenes estarían excluidos de la protección federal existente simplemente por vivir en Washington. El Proyecto para los Derechos de Inmigrantes (NWIRP, por sus siglas en inglés) y Columbia Legal Services, quienes juntos promovieron este proyecto de ley, aplauden el trabajo de la legislatura y el Gobernador tocante a este proyecto importante.